Jan 22, 2017

Moringa: Una Solución De Seguridad Alimentaria Al Cambio Climático

Moringa2_large
crédito de foto:Una pobladora nejapense prepara la famosa sopa de gallina india con hojas de moringa

Por Alfredo Carías

El árbol de la moringa oleifera es originario de la India, donde sus hojas y frutos se han consumido durante mucho tiempo por sus beneficios nutricionales en varios partes del mundo. No obstante, aquí al sur de la capital salvadoreña, sigue sin ser una planta muy conocida  pero esta siendo usada como una alternativa nutricional y alimentaria.

Flor Gámez  se ha unido a la Asociación Salvadoreña de Ayuda Humanitaria Pro Vida para enseñar a los nejapenses a cocinar la hoja de la moringa e incorporarla a su dieta diaria.

Estamos tratando de rescatar saberes ancestrales y cambiar la cultura alimenticia sobre consumir este tipo de vegetación que ayudaría a la nutrición de nuestra población, los niveles nutricionales de la moringa están comprobadas según tesis universitarias en el país”,  señalo Gámez. 

El árbol de la moringa, es resistente a las sequías y es de rápido crecimiento, se puede cultivar fácilmente en zonas subtropicales. Muchas agricultoras y campesinos apuestan por las propiedades nutritivas y hasta lucrativas de esta planta, de acuerdo al experimento que se lleva a cabo en este municipio.

Hemos visto en la evolución de los pacientes (niñas y niños) en la talla y peso una mejora, porque la moringa es un complemento en nutrientes, como vitaminas y minerales, y que les gusta mucho a ellos,  se la recomendamos a la comunidad local para hacer frente a la desnutrición”, asegura la Dra. Lidia Mármol, de la Clínica Comunal de Pro Vida que trabaja junto con la Unidad de Salud y Eco Familiar en el caserío El Llano en Nejapa.

La moringa contribuye a la reforestación local y la conservación de los bosques mediante el cultivo del mismo.

La moringa puede contribuir frente al cambio climático, aguanta la sequía y es de crecimiento muy rápido a los 8 meses está produciendo flores y a los pocos meses tienen plantas para comer y alimentar a su familia, a diferencia del maíz y el frijol que requieren de una tierra altamente nutritiva, por ejemplo el frijol si llueve mucho se pudre y si llueve poco no nace, la moringa esta adaptada a un clima más exigente”, concluyo Gámez. 

En los últimos 30 años, Nejapa ha perdido buena parte de la superficie forestal, a un ritmo tan alto que puede provocar la desaparición definitiva de los bosques. Su tasa de deforestación sigue siendo una de las más elevadas de El Salvador cosiderado el segundo país más deforestado de América Latina después de Hatií.

Pero con la ayuda (de capital semilla) de la Fundación ANESVAD, la Asociación Pro Vida recibió hace un año un financiamiento para crear un vivero de moringa, en el que enseñan a los campesinos y agricultoras a cultivarla antes de distribuirla localmente en Nejapa.

Son buenas noticias tanto para la población como para los bosques salvadoreños.

Me llamo  María Cristina Sánchez, del caserío el Castaño. Yo compraba antes la moringa, no la tenía como ahora que la cosecho en mí patio. Ahora preparo platos cocinados con esta planta y a mis nietos  les encantan. También ha ayudado a mejorar la salud de toda la familia”, manifestó doña María.

"La nutrición es algo extremadamente importante, especialmente en lo que respecta a la alimentación de las niñas, niños y adultos mayores en la población nejapense", señala parte de la experiencia sistematizada por la organización salvadoreña en este innovador proyecto piloto de seguridad alimentaria.

Actualmente, el Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques, un organismo de las Naciones Unidas encargado de la protección de los bosques del planeta, reconoce a la moringa no sólo como una fuente de nutrición, sino también como una oportunidad de financiación tanto para el sustento local como para la conservación forestal en varias partes del mundo.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario