Apr 15, 2011

¿ Legalizar o seguir en prohibición ?

207583_196626690374282_100000808564059_453873_6197723_n_large

Por Johnny Schmidt

He estado haciendo pequeñas publicaciones sobre las razones por las que apoyo la legalización de la marihuana y ese es el tema de ésta nota, que pretende romper un paradigma y cambiar las opiniones heredadas. Es necesario adoptar una posición sin prejuicios, para considerar el tema.

 ¿Qué es en realidad la marihuana.? 

Hay evidencia científica de la existencia y uso de Cannabis sativa (cáñamo cultivado) desde muchos siglos antes de Cristo. La marihuana es una planta originaria de Asia central y del sur y ha tenido infinidad de usos, industrial, religioso y medicinal por miles de años en que no fue prohibido, porque en realidad la “cannabis” lo que tiene de ser considerada una sustancia prohibido es apenas 100 años en Europa y 74 en los EEUU.

 Estudios médico científicos afirman que es eficaz frente a las náuseas producida por tratamientos de quimioterapia o de tratamiento contra el sida, su efecto estimulante del apetito ayuda a combatir la inapetencia, así como la anorexia. También puede ayudar a reducir la presión ocular asociados a glaucoma.   Debido al papel inmunomodulador, neuroprotector  y anti-inflamatorio de la marihuana se han realizado algunos estudios sobre enfermedades neurológicas y auto inmunes así como se ha demostrado que ayuda en el dolor neurológico superando claramente a cualquier placebo.

Hay numerosos estudios acerca de la esclerosis múltiple que han demostrado que puede ayudar a reducir el miedo, los temblores, el insomnio, la espasticidad, relajar los músculos, reducir la presión intraocular o mejorar el control de esfínteres. Existen estudios que hacen suponer que puede ralentizar otras enfermedades neurológicas como el Alzheimer;  se ha demostrado que uno de los componentes de la marihuana (CB2) ralentiza el avance de esta destructiva enfermedad neurológica en animales, consiguiendo reducir la muerte de células nerviosas al 50%. Hoy en día ya se está  probando en humanos.

 Una investigación llevada a cabo por la Universidad Complutense de Madrid ha demostrado que el cannabis puede tener efectos muy beneficiosos contra el cáncer. El principio activo del hachís se ha mostrado capaz de acabar con las células cancerígenas, de matarlas y, al mismo tiempo, mantener vivas las que están sanas. Cabe aclarar que dicha investigación fue llevada a cabo en ratas y no en humanos.

 La marihuana es una variedad de cáñamo en la que se ha potenciado la concentración de TetraHidroCannabinol y de ahí sus propiedades psicotrópicas, pero el cáñamo era usado comúnmente en la industria textil, y se fabricaban cuerdas y papel, además de los usos medicinales y religiosos. Como dato histórico el acta de independencia de los EEUU y las cuerdas de las carabelas de Cristobal Colón, fueron hechas de cáñamo de marihuana.

 Ahora bien, si tiene tantos usos positivos ¿por qué es prohibida.?

En los EE.UU. la planta de cannabis fue prohibida por culpa de la Prohibición, porque contenía una pequeña cantidad de sustancia psicotrópica (sustancia alucinógena). Aunque se reconoce que es inofensiva para la salud (salvo si se fuma, ya que como cualquier cigarrillo clásico, desprende alquitranes que llegan a los pulmones ), su cultivo sigue estando prohibido en los EE.UU.

 En realidad esta prohibición proviene más bien de un antiguo miedo a lo extranjero que los EE.UU. sufrieron durante las inmigraciones del pasado.

 Por ejemplo, los chinos trajeron el Opio con ellos. Esta droga les permitía resistir condiciones de trabajo muy difíciles ( desnutrición, cansancio, dolores..) ya que entraban en un estado de trance.

Por ello los chinos se convirtieron en muy buenos trabajadores y coparon una buena parte de los empleos. Les hizo ser odiados y el opio fue prohibido.

Sin embargo a los mexicanos fue a los que les tocó inmigrar hacia el Sudeste de los EE.UU. y traían la marihuana con ellos. Después de todos los problemas que trajo la prohibición del Licor en los años 20 y 30 en los EEUU, los americanos tuvieron miedo y prohibieron la Marihuana con una ley en 1937 que sigue estando en vigor. (Marihuana Tax Act), y lo más curioso es que en 74 años después, la marihuana se siembra en 50 estados de la Unión, siendo el principal cultivo en 12 de ellos, uno de los tres principales en 30 estados y uno de los cinco principales en 39.

 Es más importante que el algodón en Alabama, que las uvas en California, que el maní en Georgia y que el tabaco en las Carolinas. Cinco estados producen más de mil millones de dólares en marihuana: California, Tennessee, Kentucky, Hawaii y Washington. El valor de la cosecha de cannabis en todo el país norteamericano superó los 35 mil millones de dólares, cifra bastante mayor que los 23 mil millones del cultivo de maíz, o los 17.600 millones de frijoles de soya y los 12.200 millones de la cosecha de heno.

El diario ‘La Opinión' de California informó que la producción de marihuana en los parques nacionales de Estados Unidos se ha transformado en una nueva y millonaria industria. En 2006, sólo en ese estado fueron destruidas 2,8 millones de plantas de marihuana, luego que las autoridades hallaron sembradíos en los 18 parques nacionales de California. "Nuestros tesoros nacionales son ahora el centro de cultivo de drogas nacionales e internacionales y del tráfico", fue el lacónico comentario de John P. Walters, director de la Agencia de Política de Control Nacional de Drogas.

¿Por qué ese desenfreno por la marihuana.?

Aquí vamos a referirnos a un término y teoría psicológica llamada REACTANCIA.

El psicólogo y profesor norteamericano Jack Brehm es quien elabora esa teoría que explica la razón por la cual las personas reaccionan de determinada forma ante situaciones nuevas y por las que no admiten cambios. Una de las características de la reactancia es la “resistencia”, qué es un fenómeno psicológico causado por conflictos inconscientes y que es una defensa psicológica contra el conocimiento consciente de cogniciones  inconscientes reprimidas.

En su totalidad, la reactancia se define como una fuerza que se activa cuando se eliminan o se ven amenaza con la eliminación de las libertades conductuales percibidas. Cuando esa fuerza se activa, los individuos buscarán realizar la conducta prohibida la mayoría de los casos, aunque en otras se agrede a quien prohibió la conducta.  Quien no conoce el término, hablará de rebeldía, y algunos lo llaman como psicología inversa.

 Entonces podemos afirmar que la principal razón por la que los jóvenes inician el consumo temprano de la marihuana, del licor y del tabaco es precisamente que sus padres y el sistema equivocadamente se los prohíben.

Esa prohibición provocó que un cultivo que no requiere muchos cuidados ni condiciones muy especificas y que por eso es de fácil cultivo, hoy se cotice en precios extremadamente altos, razón por la que se convirtió en el cultivo más rentable del mundo y en un atractivo negocio para muchos.  Genera tanta utilidad que quien decide entrar en el negocio del tráfico ilegal de marihuana llega a matar indiscriminadamente para conservar su negocio funcionando.

 Si éste fuera un negocio legal, el costo de una mata de marihuana debería ser parecido a una mata de apio o de culantro, lo que de inmediato provocaría el total desinterés de quienes han estado detrás de ese negocio por los últimos cien años y que por supuesto desde ya son voces que alegarán y abogarán para que siga siendo prohibida. La otra razón por la que otros se oponen a ese cambio es precisamente LA REACTANCIA.

 Desde que el expresidente Richard Nixon decretó la “guerra contra las drogas” hace cuarenta años, no se ha logrado ningún avance en dicha guerra, y por el contrario su cultivo, tráfico y consumo ha aumentado considerablemente y sí se han desperdiciado cantidades enormes de millones de dólares, y si ha dejado en el camino millones de muertos.

 El problema actual consiste en que se ha satanisado al consumidor y se asocia con la delincuencia, algo que es así porque se trata de algo prohibido (con razón o sin ella) y se le han atribuido un montón de propiedades y consecuencias falsas y otras exageradas al consumo de la marihuana. Uno de los paradigmas que debemos romper.

 Teniendo en cuenta lo expuesto, y considerando que en el mundo mueren a causa del tabaco y el licor cerca de 8.000.000 de personas al año, y ninguna por uso de marihuana, y que el nivel de adicción de la marihuana es muy bajo, mientras que el del tabaco y el alcohol es muy alto, les pregunto :

 ¿ Seguimos viviendo en prohibición y todas las consecuencias que eso ha generado y beneficiando a las mafias en el negocio, o nos sentamos a planear un programa maduro, inteligente y racional para legalizar ? Y como dijeron por ahí, matamos dos pajaros de un tiro, ya el ejército de los EEUU no tendría la excusa para querer estar en nuestras costas.

Comentarios

    SOS UN GROSO... Y TENES TODA LA RAZON... TE APOYO COMPLETAMENTE!!! QUE SE LEGALIZE!!!

Añadir comentario